Transformación Digital en el sector vitivinícola

La transformación digital de la bodega aspira a simplificar y agilizar sus procesos empresariales; fomentar el análisis exhaustivo de la información y el trabajo colaborativo eficiente; mantener un trato proactivo y cercano con los clientes, y generar experiencias positivas que ayuden a fidelizar. Todo ello trabajando desde cualquier lugar con datos actualizados en tiempo real, con cualquier dispositivo, y el respaldo de la tecnología en la nube.

Amaya Hernández, directora de Microsoft Dynamics para la pequeña y mediana empresa, acerca a bodegas y cooperativas vitivinícolas la realidad de la transformación digital.

¿Qué hay detrás de una copa de vino?

El duro trabajo del viñedo, la elaboración y la comercialización tradicional se agolpan en nuestra garganta para responder a esa pregunta. Pero el vino de hoy esconde también investigación, internet, tecnología, adaptación e interacción con nuevos consumidores. Esconde "Transformación Digital".

Las bodegas deben apostar ya no solo por la excelencia y eficiencia en sus procesos de administraciónelaboración (trabajos en las fincas, vendimia, análisis enológicos, crianza, envasado, trazabilidad, calidad…) y análisis avanzado de los datos del negocio. Deben también mimar y redefinir las relaciones con sus clientes, distribuidores, influenciadores, enoturistas, consumidores finales… y prestar una atención especial al público más joven que utiliza las redes sociales y las aplicaciones móviles en su día a día.

Se abren nuevos escenarios en los procesos de gestión (administrativos, financieros, productivos, comerciales, enoturísticos, relacionales...), en las capacidades de colaboración y  movilidad de los trabajadores, en la interconexión con las cosas, y la creación de experiencias sorprendentes, primando siempre la seguridad de la información.

Una decisión estratégica de negocio

Al diseñar una estrategia de transformación digital deben contemplarse las necesidades que la bodega tenga en el presente, pero con perspectiva de futuro. El reto es construir, poco a poco, un ecosistema ágil que aúne y enriquezca de forma paulatina, a través de un plan estratégico, la gestión (integral e integrada) de la bodega. Todo ello sin perder de vista el principio de eficiencia, la seguridad de los datos, y la necesidad de crear nuevos vínculos con el público más joven empleando un lenguaje directo, sencillo y sin artificios.

¿Qué beneficios conseguiremos?

  • Procesos de negocio ágiles y automatizados 
    (administrativos, financieros, productivos, comerciales, marketing, enoturísticos...).
  • Captura automatizada de datos e integración en los sistemas de gestión de las bodegas (drones, básculas, analizadores...).
  • Interpretación de los datos de negocio con criterios retroactivos y proyectivos, considerando valores cuantitativos y cualitativos.
  • Uso compartido de información actualizada en tiempo real, accesible en cualquier momento y lugar mediante dispositivos móviles y apps.
  • Gestión eficaz de las relaciones con los distribuidores, clientes y consumidores finales.
  • Interacción continuada con los consumidores, enoturistas, e influenciadores del sector (críticos vinícolas, medios especializados, blogueros, somelliers, y consumidores).
  • Diseño de experiencias sorprendentes y diferenciadoras para los enoturistas.

El objetivo de esta transformación es unir personasprocesos y cosas. Este proceso de cambio debe sostenerse en 4 pilares:

1. Una estrategia de negocio

Se trata de adoptar en la bodega una mentalidad donde "lo digital" esté integrado activamente en su plan estratégico. Leer más

2. Tecnología digital

La transformación digital está respaldada por software personalizable, seguro y siempre actualizado que simplifica, agiliza y da visibililidad 360º de todo aquello que acontence en el negocio y en su entorno (percepción de marca, competidores, consumidores, distribuidores, mercado, etc.).

Herramientas

3. Experiencias sorprendentes

El cuidado de la experiencia del cliente y del enoturista, apoyándose en marketing digital, la atención multicanal y la puesta en práctica de experiencias sorprendentes y emocionales que se traduzcan en retención, fidelización y prescripción de los vinos y servicios de la bodega.

4. Socios tecnológicos especializados

El respaldo de un socio tecnológico especializado que acompañe a la bodega en su proceso personal de transformación y le ayude a conseguir el equilibrio entre objetivos, necesidades tecnológicas, prioridades y capacidades de inversión.